Soldier of Fortune – Maravillándome Parte 2

13 julio, 2010 at 21:49 (Flasheadas) (, , , , , , )

A veces buena, a veces mala, a  veces neutra. Así viene la mano del juego de la fortuna.

Hoy es genial, no sé porqué. Desde hace  4 ó 5  días ya que estoy “más  genial”. Bueno, antes también, pero no tan genial.

Esto no significa que no tenga mis pijeadas, pero son también geniales. Anduve con ciertas angustias pero no le quitan maravillosidad al ambiente, sino que son parte. Es maravilloso ver el mecanismo de la angustia y del dolor. No puedo parar de maravillarme.

El finde estuve cursando todo el día, desde temprano, y no paraba de sentir asombro y admiración por todo. La clase de anatomía fue particularmente fuerte en ese sentido.

La Tierra había sido formada. Un enorme caldo de cosas bizarras inundaba el planeta entero. Tras miles de millones de años de ser afectado por rayos (electricidad), por calor, por la gravedad de la Luna, por agentes del espacio (químicos, luz ultravioleta..), etc etc… tras miles de millones de años de procesos químicos… un día… ¡Plop!! Unas moléculas complejas empiezan a procurar su supervivencia.

Es demasiado ¡Plop! No importa cuánto lo piense y lo piense. Termina siendo un plop y es absolutamente emocionante. Me da toda una cosquilla indescriptible en la panza y ganas de seguir intentando e intentando imaginarlo, ¡Y se escapa! Es la magia del misterio profundo.

¿Cómo una serie de moléculas realmente complejas, como aminoácidos, su unión en proteínas, ácidos nucleícos y demás…. de repente.. de manera enormemente mágica…. se transforman en una protocelula? Así… todos esos elementos, simples elementos, pasan a formar algo conciente, y dotado de un mecanismo indescriptiblemente “inteligente”.

Así, los ácidos nucleicos en forma de ARN empiezan a dirigir la sintesis proteica… este aminoácido para aquí, este para allá…y las proteínas resultantes, vayan y construyan lo que les corresponde naturalmente.  Así, todo se complejiza, y debemos guardar las especificaciones de este maravilloso mecanismo… otro ácido nucleico, en forma de ADN, toma la tarea. Tan específica, y tan “core” del asunto, que estos ácidos nucleicos se recluyen para salvaguardar el tesoro tras una membrana y forman un núcleo, dando nacimiento a las células eucariótas (nosotros, maravillosos nosotros, somos seres eucarióticos).

El mecanismo avanza… y avanza… un nuevo “bichito” (la mitocondria) se encarga de suministra la fuente de energía química (el atp).. y.. ribosomas, aparato de golgi, reticulo er… un mundo… un ser ha nacido.

Si nos detenemos “aquí”, solo “aquí” pero tan lejos como “aquí”,  tan lejos de aquellas particular elementales, tan distantes en tiempo de aquel momento primordial donde no existía el espacio y el tiempo… donde no había reglas definidas. Aquí donde nació, se generó por milagro o quien sabe qué, un organismo, un sistema vivo, una conciencia en busca de supervivencia. Aquí. Simplemente aquí… ¿Cómo no maravillarse? ¿Cómo no dar gracias de existir en un universo como este, donde el misterio profundo y el amor y lo genial, se expresan de maneras inefables y constantes, en cada centímetro de la existencia?

Llorar es una maravillosa manera de expresión. Sonreir, reir. Suspirar.

Cuando lo milagroso del universo te inunda y no das cabida a ello en todo su ser (como es inevitable), éste fluye a través tuyo.

Se llama amor.

Permalink Dejar un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.